LA LUNA LLENA

Es bueno detenerse en los detalles del misterio…

luna

Estos días la luna ha sido la protagonista de mis noches, tan brillante, tan intensa, tan luminosa… que me hacía olvidar las tinieblas. De repente las sombras se disipaban y el sueño daba paso a la contemplación de esa belleza estelar de la media luz cargada de esas suavidades que estimulan la imaginación desde cualquier ángulo de la puerta o de la ventana. La caricia de una luz suave y delicada le daba otro perfil a las cosas, los árboles, las flores, las lomas, el mar, la pequeña orografía que abarcaban mis ojos, me ofrecían las imágenes desde otra dimensión, que en otros momentos, me hubieran pasado desapercibidos. Disfruté los realces, los montículos, las geometrías del cerro que rodea mi casa y hasta divisé las pequeñas almendras ya casi maduras en octubre. Es bueno detenerse en los detalles del misterio. Le sonreí a la noche,  supe que la luna me sonreía por encima de todo, incluso por debajo del agua del estanque. Supe también, que con ella, nada es exacto, su redondez dura el instante y aquel era un momento para la observación de su belleza conectada a mi interior por un hilo de luz. Sus fases son las mías, se vuelve oscura y clara cuando quiere, enciende su linterna y la apaga para estar y no estar en los procesos de su caminar. Se esconde, reaparece, viaja, se pierde, llora, sonríe, es divina y humana, trágica y romántica… Nos parecemos tanto que hasta pude entender las secuencias de su fantasía guiadas por la intuición de un mismo instante…

©Julie Sopetrán

LA MÚSICA DEL PLACER

La excelencia del placer es el Amor.

 

16

Escuché en mi ventana un canto que parecía susurro o un susurro que parecía canto. Un gorjeo bisilábico, familiar, especial… Me asomé a la ventana y era la música del placer de un tortolito y una tórtola que en la barandilla del corredor, expresaban plácidamente su amor. Frente a la casa, tengo algunas acacias donde anidan varias parejas de tórtolas que observo día a día en su devenir de vuelos y arrullos. Me conmovieron sus gestos de recreo, de placer, de armonía y de unión. Su forma de seducir, su ternura… ¿Sabían que les estaba haciendo fotos? Lo cierto es que no se espantaron al verme. Me sentí intrusa en un momento tan mágico. Pero no les afectó mi sorpresa. Se impregnaron más y más en su propia dulzura y debilidad. Dejé de creer en su timidez, admiré los gestos, las formas, pude ver la sumisión de ella, la decisión de él, los espavientos de las alas, los ademanes del placer, el deleite de los apegos… ¡Tanto y tan dulce y especial que nos conecta con los humanos!

Tal vez es la tórtola, una de mis aves favoritas, porque somos vecinas, porque nos llevamos bien, porque observamos el momento… Viéndolas, recordé a Abraham y su pacto con Jehová. Aquellas de Palestina cuando visité el Mar Muerto. O las que ofreció María en el templo…  El galanteo llegó al máximo embeleso y ya no dudo que también la tórtola, en su máxima grandeza, puede llegar al éxtasis.

©Julie Sopetrán

LOS DIBUJOS DEL AGUA

Porque todo es nuevo en un instante…

los dibujos del agua

Observando las olas al amanecer, mirando transparencias, ondulaciones, la caricia del agua sobre una arena limpia, pequeños golpes de mar que se dispersan suavizando el embate y recreando la belleza de las formas que dibujan corrientes y que a la vez, forman esas líneas juguetonas, efímeras, en la superficie de la playa… 

Curioseando sobre mis propios pasos me adentré en el cristal del agua, me sentí partícipe de la obra de arte que se deslizaba entre los dedos de mis pies, así corrí volviendo a mi niñez y sonreí mirando al mar y me llené de asombro viendo cómo entre la espuma se alejaban los años ya vividos…

Todo era nuevo en un instante.  Frente al mar pude percibir, imaginar, el esplendor del fondo, su misterio, su abismo, los precipicios las cavernas. Y sí, fue precioso palpar la lisura de la superficie más cercana, los planos y las formas de otra geometría inmediata, más dúctil y en bonanza… 

Percibiendo este instante ya mereció la pena ir al mar.

©Julie Sopetrán

MI VENTANA

Sólo abriendo ventanas, compartimos el cielo.

1-IMG_6868

No podría vivir sin ella, sin dejar que pase la luz, la ventilación a mi pequeño espacio. No podría saber qué día hace. Las nubes, la lluvia, el sol, las sombras, forman parte de su abertura sobre el suelo. Ella me regala posibilidades sin fin. Me hace sentir  a unos pies de la tierra, secunda mis ideas, es la sonrisa de los amaneceres y la esperanza de un día feliz. La ventana es también mi despertador. Mi madre la adornaba con geranios, costumbre que mantengo y cuido… Sus flores, su esencia, sus colores me recuerdan la fugacidad de las cosas, pero también la importancia de mantener vivo un sólo instante  de belleza. En invierno, mi ventana se desnuda, como los árboles; en primavera, es femenina y se vuelve coqueta y alegre. La ventana es altavoz de vida, desde ella les hablo a los gatos callejeros, sonrío con los mirlos que traviesamente picotean la tierra en la mañana o escucho el canto de las golondrinas o contemplo el paso del rebaño por el cerro… La ventana es también la puerta que da al mundo, que conecta con lo exterior, que trasciende y divulga noticias. Sin ventanas no nos visitarían las musas ni podrían irse los miedos. Sin una ventana abierta no podría escuchar al Amor ni sujetar mis manos en la verja o aspirar el aroma de una tierra mojada. Sin ventana, mis versos, no tendrían palabras.

©Julie Sopetrán

1-IMG-20180610-WA0049

Pintura inspirada en este trabajo y  enviada por la artista: 
Pilar San Andrés.

NUBES

Nubes: ideas temporales de nuestra intimidad…

nubes

Cada vez que contemplo el cielo me sorprendo ante la fusión de los elementos: el aire, el agua, el fuego, la niebla… aquello que evoluciona en un instante, y envuelve la mirada, aquello que me asusta de repente y como por arte de magia, desaparece de la misma forma que llegó a mis ojos; las nubes que parecen llamas blancas, grises, aterciopeladas, incluso a veces negras moviéndose al antojo del viento entre esa quintaesencia que nos rodea y es extracto puro de nuestro ser y estar y sentir transitorio. Siempre me han fascinado las nubes, sus formas, sus metamorfosis, sus misterios exhibidos para agrandar nuestras miradas, para intuir ese más allá que se diluye en la magnitud de su propia esencia, no sin antes darnos la lluvia, el relámpago, el rayo… la frescura de su evolución o la bofetada de su enojo. Ellas vienen, van, se alejan, juegan, se enfrentan, se enojan, cantan… Y sí, lo mismo pueden ser ángeles que demonios… No puedo negar que me fascinan a la vez que me asustan… No puedo negar que me parezco a ellas.

©Julie Sopetrán

HUELLAS EN LA ARENA

Todo es la síntesis de lo desconocido.

1-1-082

El alma quedó impresa en la huella
madre abrazando a su hijo, dibujo abstracto, estela
trazo de sensaciones
tres, cuatro, cinco en el abrazo de las coincidencias
Suavidad de la arena, conexión con las formas
geométricas
y estaba allí la piedra, templo y montaña o diminuto pozo
de visual nitidez cósmica.
Y todo lo hizo el agua en los espacios de la arena
obra de arte ajena al mar en el conjunto
ideológico del símbolo, como si fuera una elevación gradual del instante
creando en el contacto de los dedos con la arena,
la ilusión óptica y efímera de las formas.
El sol comunicó su esencia en la sombra para entender el probable significado
del nervio de la bóveda que es piedra. Y no, no es el dedo de Dios,
es el de una mujer
caminando sola por la playa a la búsqueda del sentido indudable
que concreta lo real en lo abstracto.
No, no se puede leer lo que está escrito, el agua altera el lenguaje
y la armonía es momento. Todo es la síntesis de lo desconocido
y el Arte, todo el Arte es nuestra huella.

 ©Julie Sopetrán

LOS CLAROS DEL MONTE

A las víboras les gusta el olor del ajenjo.

1-061

Pequeña montaña rebelde, libre, incultivable,
monte bajo de mi tierra yerma,
matorrales espesos, arbustos, matas leñosas, céspedes,
dulzor de la aromática en mi rostro
o una perdiz que vuela ante mis pasos…
Gozo el claro, la luz de esas pequeñas islas donde el sol protege los marrones
sonrío con la cabra perdida entre mi verde oscuro
y me sorprende un salto de corzo muy cercano,
vivo en el monte, como la lagartija entre las piedras
huelo con deleite la artemisia amarga
y tan sólo me asustan las víboras.

©Julie Sopetrán

A %d blogueros les gusta esto: