EL MOLINO

«Agua pasada no muele molino»

EL MOLINO

Yo tenía catorce años cuando mi padre me mandaba al ancestral molino de harina, mientras él y mi hermano, recogían la mies y completaban las tareas del campo en plena cosecha.  A veces, me quedaba ausente escuchando la canción de las piedras… Era la fuerza del agua moviendo esa maquinaria antigua del molino. Me gustaba oír su ronroneo, cantábamos al unísono. Ese estallido de espumas sobre el rodete, agua que luego se convertía en sobrante, en un arroyuelo cantarín y danzante entre las zarzas.  La gente llegaba con sus burro cargado con costales de cebada, algunos se esperaban a que lo moliera, otros, dejaban el costal de cebada y volvían a recogerlo al día siguiente. Y yo, entre molienda y molienda escribía mis primeros versos… Cargaba las espuertas de grano y las descargaba en la tolva de madera, era un ejercicio dinámico, mientras me sentaba a leer o a escribir. También me gustaba hablar con la gente que iba llegando a dejar la cebada. Pero ese sonido del molino, esa canción de las piedras lo recuerdo como un lenguaje de meditación y aislamiento.  Llegué a conocer ese lenguaje de la molienda. Por ejemplo al molino también se le llamaba la aceña. Es un vocabulario que ha ido desapareciendo. Al rodete también se le llamaba rodezno, que es la rueda hidráulica de corriente baja, donde va a parar el agua acumulada en el caz, que también se le llama presa o azud. Yo abría la compuerta interior y el agua se estampaba sobre los arcaduces o cangilones que caracterizan al rodete en su engranaje cónico que es lo que sirve, para con la fuerza del agua, mover las dos grandes piedras o muelas hechas con sus estrías labradas artesanalmente y gracias a la fricción que hacen las estrías entre las dos piedras, la cebada se tritura y sale hecha harina. Hay una estría de refrigeración y otra de molienda. Al hueco redondo que hay en el centro de las muelas se le llama ojo. A la piedra de arriba se la llama volandera porque da vueltas como si fuera en volandas y puede ajustar la molienda más fina o más gruesa y se ajusta con una ruedecilla. A la piedra de abajo, se la llama solera, que es la muela fija.   Todos los molinos de agua tienen un caz de traida y un caz de salida, sale el agua después de haber pasado por el rodete y va a parar al río. De ahí nace el refrán: «agua pasada no muele molino» porque ese agua ya no puede volver al caz de traída.   Todo molino tiene su boca. Es como un cubito de madera por donde sale la harina y también un cilindro cernedor por si se quiere cerner.  Con la pala de madera, me dedicaba a llenar los atrojes de harina y también los costales que traían los añacales. Añacal es la persona que llevaba la cebada o el trigo al molino. A veces, no podíamos con el peso, y el costal terminaba en el suelo. Dedicaré más tiempo al molino… Merece la pena recordar estos tiempos… cuando comencé a escribir mis primeros versos.

©Julie Sopetrán

Autor: Julie Sopetrán

Escribo porque no puedo dejar de hacerlo Quiero aprender de los que saben más y enseñar a los que saben menos.

28 opiniones en “EL MOLINO”

      1. Sí, miro muchas veces tu cuadro, que lo tengo colgado en mi pequeño rincón, y aunque todo fue tan rápido, no dejo de admirar tu genialidad, la captura auténtica y la perfección del árbol… y de la puerta de ese molino… Tu memoria fotográfica me sorprendió mucho. Gracias, Olga. Algunas visitas son inolvidables.

        Le gusta a 2 personas

  1. Con lo que te he leído hasta ahora, siempre has tenido un lugar para escribir. Como tu tierra, tu casa, tu país, tus raíces, tu familia. Así que escribir te está concedido desde siempre para el disfrute de los que te leemos. Excelente recuerdo Julie.

    Le gusta a 3 personas

  2. Gracias Julie. Que hermoso diccionario traes para describir una cultura en vías de extinción. Me permito añadir el infierno para el misterioso conducto que canaliza el agua bajo el suelo. Y una canción para alegrar la espera. Unha muiñeira. Un beso.

    Le gusta a 5 personas

    1. Carlos, ¡qué sorpresa! Me encanta las muñeiras, aunque no soy gallega, pero amo Galicia y su música. Gracias, amigo. Sí. El Molino tiene un vocabulario tan rico, que yo nunca termino de aprenderlo, a pesar que lo viví tan cerca y me interesé por sus movimientos y sus significados, pasé muchos veranos moliendo en mi adolescencia. Y me encanta ahora, recordarlo. Gracias, Carlos. Continuaré…

      Le gusta a 2 personas

  3. Bella narrativa del escenario del molino. Lo mas precioso de esta bella entrada son las palabras rescatadas, todo ese manojo de vocablos que se mueven con las aspas y las personas que viven de esta agroindustria. Gracias por las palabras que no leí desde hace varias décadas y por las nuevas. Me has enriquecido siempre.

    Le gusta a 3 personas

  4. ¡Qué hermoso!, conocer el molino y tu experiencia en él, ese lugar que te habrá inspirado tanta poesía, tanto murmullo, tantas letras. Me gustó mucho conocerlo e imaginarte a tí dentro de él cumpliendo con el trabajo de molinera, Gracias por ello, un abrazo grande y espero los siguientes

    Le gusta a 3 personas

    1. Gracias, Themis. Sí, es para mí un lugar especial, el sonido del agua, de las piedras, el canto de los pájaros, tantas cosas que rodeaban la molienda… ya son recuerdos, raíces de mis versos. Gracias por tu lectura. Me alegra saber que te gustó. Claro que sí, continuaré contando tantas vivencias que allí tuve. Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  5. Qué gran lectura y qué buenos recuerdos Julie. Aunque solo fuera acompañando a mi padre también recuerdo ese ronroneo que tan magistralmente describes. Me quedo con mis recuerdos, pero sobre todo con tu habilidad para describirlos y darles ese toque riguroso del idioma ya olvidados por casi todos.

    Le gusta a 3 personas

  6. Es hermoso cómo describes un lugar que se me antoja especial para leer y escribir «los primeros versos».
    «Ese sonido del molino, esa canción de las piedras lo recuerdo como un lenguaje de meditación y aislamiento».

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, María Jesús, me alegra mucho tu comentario. A ver si tengo un rato y publico la segunda parte de ese molino de mi adolescencia… Sí, es un vocabulario que se ha perdido en menos de cincuenta años. ¿Cómo podemos ir tan deprisa? A mi también me gusta mucho lo que escribes. Te mando mi abrazo y cariño.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: